Instantes de modernismo.

La voz, sudada, infinita
muestra de colores lejanos
de una década
inerte.





1 comentario:

Anton Cando dijo...

La palabra, usada y muy gastada,
deja de acariciar y, ya rasca.
Construyamos a diario
nuevas frases, vocablos dóciles,
y hagamos "diccionario."

! Como tú haces!